RRHH y Coaching, uniendo caminos y potenciando sus objetivos.

¿Qué rol cumple RRHH en las organizaciones? Hace algunos años, Recursos Humanos solía encargarse únicamente de la búsqueda, la selección y la gestión administrativa, liquidación de sueldos, de cada miembro de una empresa. Sin embargo, hoy, encontró un abanico de facetas diferentes que se agregaron a la historia.
La necesidad de personalizar la relación entre la organización y el empleado llevando a crear lazos de pertenencia, nos abrió un mundo de posibilidades que hasta hace algunos años creíamos innecesario.

Como bien Aristóteles decía “El ser humano es un ser social por naturaleza, y el insocial por naturaleza y no por azar o es mal humano o más que humano… la sociedad es por naturaleza y anterior al individuo”. Cuando trabajamos estamos relacionándonos con otro, sea trabajando con grupos de personas físicamente o de forma remota pero en relación a otro. Podemos pensar que la relación misma que se genera con quien nos contrata o pide un servicio ya está generando esa relación social, y es ahí a donde queremos apuntar.

¿Para qué sirve el Coaching?

El Coaching es el arte de potenciar los talentos. Es una disciplina que, a través de un profundo análisis, entrenamiento y constante aprendizaje, crea una relación profesional con otro individuo, ayudándolo a obtener mejores resultados en el ámbito personal y profesional.
El Coaching Ontológico parte de la mirada introspectiva.

Entre las cualidades que destacan de un Coach Ontológico se encuentra el vínculo que genera con su cliente, a partir de la conversación y la escucha activa. Creando el contexto de avance y aprendizaje que se desarrolla a medida que las sesiones avanzan. Si sabemos aprovechar estos aspectos nos daremos cuenta de que el Coaching Ontológico genera resultados en cada persona que después se ven reflejados a nivel organizacional. En esa misma organización que se encuentra formada por personas potenciadas exponencialmente.

1-Corriendo el foco- la cultura empresarial.
Cuando empezamos con la relación laboral, sabemos que le estaremos dedicando al menos (y con suerte) un 50% de nuestro tiempo a la compañía. En donde estaremos rodeados de cierto contexto, interactuando con determinadas personas, y realizando de nuestro día a día, la rutina. Estaremos creando y/o continuando con nuestras creencias y valores para ser parte de esa cultura empresarial que intenta transmitir la compañía. Y es ahí en donde debemos preguntarnos si tenemos en claro qué valores está transmitiendo la compañía y si sus valores se alinean a los que yo creo en primera instancia.
Tengamos en cuenta que los valores y creencias no son requisitos que se solicitan al momento de ingresar, pero que bien se pueden reflejar al momento de generar una conversación o que un reclutador (en parte) puede detectar al momento de la entrevista laboral.
Trabajando a conciencia en el Ser de cada individuo, el Coaching Ontológico busca trabajar esos valores y metas a las que aspiran los miembros de la compañía evitando los malos juicios y generando una comunicación asertiva, dedicada y generativa hacia la cultura que queremos generar.

2. Desarrollo de talentos
Lo más importante de cada organización son las personas mismas que la conforman, y eso es algo de lo que no podemos dudar. Ahora, dentro del universo de personas tenemos diferentes tipos de talentos. Si bien podemos estar hablando de una compañía de software en donde las acciones a realizar de muchas personas pueden ser parecidas, debemos tener la capacidad de distinguir. Cada individuo conlleva sus habilidades y competencias que son las que lo llevan a desarrollarse hoy como trabajador y a destacarse al momento de desempeñarse en sus tareas diarias. Pero no vamos a lograr visualizar esas características si no contamos con el componente esencial del compromiso.

¿Y cómo vamos a visualizar ese compromiso? Mediante la motivación que tenga cada persona en tu empresa que lo llevará potenciarse y ver lo mejor de sí.

3. Modelo Comunicacional
Los modelos de comunicación más comunes que pueden existir en las organizaciones generalmente son los verticales, horizontales, transversales, bidireccionales, entre otros. Pero desde otro lado también están los canales “informales” que se generan naturalmente, de forma espontánea con la simple interacción y conversación entre las personas.

Muchas veces estas vías informales generan bienestar, comodidad y establecen nuevas relaciones entre integrantes de un equipo; pero en muchos otros casos esto también genera malos entendidos, lo que conlleva una serie de consecuencias .
¿Por qué pasa esto? Puede ser por falta de información, inseguridad o mala comunicación entre los mismos trabajadores.

A lo que apunta el Coaching Ontológico es hacia una comunicación generativa que evalúe las conversaciones más allá de lo tradicional. A ser conscientes de lo que decimos y cómo lo decimos.

4. Confianza de equipo
La clave de que un grupo de personas se transforme en un equipo y que éste pueda llevarse adelante, es la confianza. Sin ella estaría perdiendo el sentido el entorno de grupo.
La confianza hace que la organización funcione y a que tanto la compañía como sus miembros individualmente, cambien, se animen a enfrentar nuevos desafíos y desarrollen sus habilidades.

Desde el Coaching Ontológico se observa a la confianza como un juicio que generamos a través de nuestra capacidad de cumplir promesas; la sinceridad que manifestamos y el involucramiento para generar siempre una mejor relación.

Con confianza y compartiendo las creencias, se trabaja mucho mejor. ¿Por qué? Porque ambos asumimos ese compromiso.

RRHH y Coaching, uniendo caminos y potenciando sus objetivos.

El Coaching propone empoderarnos tanto nosotros como nuestro involucramiento para con la organización a través de un habla responsable. Recursos Humanos, en este caso, es un trabajo multi sector. Atraviesa de forma transversal cada una de las áreas, jerarquías y culturas de la organización, y siempre en contacto permanente con el personal humano de cada una de ellas. Y ese el punto que tenemos que saber aprovechar, ese “contacto” que tenemos desde que ingresamos a una organización. Sin embargo, el coaching llego para potenciar y generar un mayor impacto de RRHH. ¿Cómo llegamos a eso?  Implementando el coaching ontológico en RRHH no solo nos aseguramos de tener empleados más comprometidos y alineados a los valores de la organización, sino que mejorará la cultura de la empresa, desarrollando la comunicación entre sectores y generando esa confianza entre

Deja un comentario