Prácticas efectivas de oficina

¿Cómo lograr una oficina donde haya una excelente relación entre los empleados?, ¿Entre los empleados y el lider? Entre los proyectos y los plazos de entrega? ¿Te imaginas trabajar sin protesta y queja, teniendo un clima de paz y equilibro permitiendo a cada individuo dar el cien por cien para el bien del equipo?
Quiero comentarte que eso es posible y, durante esta nota te brindaremos algunos tips.

Hoy, existe un ranking de las mejores empresas en las que podrías trabajar. Podemos resignarnos a la idea de no alcanzar jamás un trabajo así, podemos enviar hoy mismo nuestro curriculum, o aprender de ellos y transformar el lugar donde estamos actualmente, con pedidos, ofertas y promesas.

¿Qué son los pedidos, ofertas y promesas?

Pedidos: Acción de pedir. Permiten que dejemos fluir nuestras ideas, planes y proyectos, y que a través de la solicitud de ayuda hacia otros – especializados en áreas distintas a las nuestras- podamos llevarlos a cabo. Recuerda que tu pedido puede tener un si o un no como respuesta.

  • Ofertas: Ser oferta para nuestros compañeros no sólo nos hace útiles y dar en conocimiento nuestras habilidades profesionales; también refuerza y genera lazos de confianza con quienes nos rodean.
  • Promesas: El compromiso es la base para caminar enfocados hacia el futuro. Al prometer algo – a los demás y a nosotros mismos- debemos ser conscientes de cuáles son nuestros horizontes de acción, saber y poder, para poder cumplir algo en base a los parámetros que establecemos con otros.

¿Queres saber cómo empezar a aplicar la comunicación efectiva en tu oficina para generar los cambios que tanto anhelas como equipo?

1. Lo principal en el inicio

Una de las etapas fundamentales en una relación es el inicio de esta. Por ello, si trabajas en una empresa con un amplio volumen de trabajadores, realizar dinámicas de presentación que se amplíen más allá de cada área hará que todos sean conscientes de quiénes están en cada sector y cómo pueden – a futuro- realizar pedidos entre sí.

2Shadowing

La mejor manera de hacer pedidos es ser empáticos con el resto. Para generar consciencia en cada miembro de una empresa, haz ejercicios de “Shadowing”, que consiste en trabajos de observación profesional donde cada área intercambia a alguien de su equipo para que conozca cómo se trabaja en “el otro lado”.

Esta práctica, también es utilizada para introducir a los nuevos trabajadores, quienes a través de la observación y seguimiento de sus superiores, aprenden poco a poco cómo se debe hacer cada trabajo. Actualmente, Microsoft aplica esta dinámica para generar empatía. ¿Qué esperas para incluirla en tu equipo?

3. Aprende y enseña

La clave para crecer personal y colectivamente es aprendiendo de forma constante y siendo, a la vez, generosos con nuestro conocimiento a la hora de compartirlo con alguien más; abriendo así, las posibilidades de que más adelante, algún compañero se anime a darnos la pieza clave que faltaba en nuestros proyectos.

Todos, dentro de nuestros saberes, contamos con un mar de conocimientos; pero ¿por qué no convertirlo en un océano? Esto es posible si prestamos un poco más de atención a lo que tienen que decir nuestros compañeros, o si nos atrevemos a participar dentro de una reunión corporativa.

4. Abre posibilidades

¡No te cierres únicamente en lo que haces! Si un compañero de otra área propone una idea, anímalo a juntarse con las áreas vecinas. Aprovecha los momentos en el trabajo para pensar en todas las posibilidades que se abren desde la importante labor que realizas dentro de la empresa en la que trabajas.

Guardar nuestras opiniones e ideas, hace que las oportunidades se queden encerradas en nuestra imaginación y mucho tiempo después nos preguntemos: “¿qué hubiese pasado si…?”. Puede que en un inicio sientas miedo al rechazo cuando estés a punto de contar tus ideas, pero no hay nada mejor que descubrir que otros pueden ayudarnos a hacerla mejor.

5. Sé pro-activo

¡Sé oferta para los que te rodean! Si alguien necesita ayuda – y está dentro de tus saberes la respuesta- no dudes en ser partícipe y ayudar a dicha persona a encontrar la solución. Esta es una excelente práctica para incrementar la confianza y promover en tu equipo el apoyo mutuo.


Como conclusión, no pierdas ninguna oportunidad para fomentar las buenas relaciones. Cualquier ocasión donde se propongan proyectos, ingrese gente nueva, o incluso, cuando no comprendas del todo las tareas de otros, serán excelentes oportunidades para impulsar el rendimiento y las buenas relaciones.

Deja un comentario