¿Cómo hacer una carta de presentación?

La carta de presentación siempre acompaña al curriculum que enviamos a un anuncio de trabajo concreto o a una empresa en particular postulándose de forma espontánea.

¿Cuál es su función?
Presentarse e introducirse brevemente. El objetivo es destacar datos específicos del curriculum y otros que no hayan quedado muy claros allí, mostrando por qué deberían contratarte.
Esta tiene que llevar al selector al cv y el cv a la entrevista laboral.


Hay dos tipos de cartas de presentación:  por un lado la carta de respuesta a un anuncio de empleo en concreto, que como mencionamos anteriormente, acompaña al cv teniendo que hacer hincapié en el anuncio en cuestión, destacando por qué es interesante nuestra candidatura. Y por el otro, se encuentra la carta de auto candidatura, que también acompaña al cv pero no para una vacante en cuestión sino para que nos tengan en cuenta en futuras selecciones. Es importante mostrar qué te motivo a dirigirte a esa empresa en particular y qué les podés aportar.

¿Qué debemos pensar antes de empezar a redactar la carta? a quién va dirigida.  Tomate unos momentos para informarte sobre la empresa a la que te diriges y sobre el puesto al que aspiras. Trata de encontrar los valores y la cultura de la empresa intentando asociarlos a los tuyos. Y a su vez, intenta averiguar quién es el selector y cuál es su nombre. De esta forma la carta estará dirigida a una persona en concreto y aumentará las posibilidades de ser leída. Por lo general, la carta de auto candidatura se dirige al directivo con mayor poder de decisión del área del puesto a aplicar.

Ahora sí, cómo debemos redactar nuestra carta de presentación: la misma debe ser breve. No tiene que ser otro curriculum, pueden ser 3 o 4 párrafos, no más de una hoja es lo ideal. Si se ve muy larga probablemente ni la empiecen a leer. La misma debe ser formal, cuidando el verbo que se utiliza para dirigirse al selector y evitando los servilismos.

Por otra parte, la forma en que presentamos la carta es muy importante. La misma debe estar prolija, legible, alineada, que den ganas de leerla en un primer aspecto. Siempre realizada en la computadora, claro.

¿Cómo debería estar constituida?  La carta debe tener una introducción, en donde se especifica el motivo de la misma. También debe tener un núcleo, en donde se identifican los elementos claves de por qué tu perfil es el adecuado para el puesto y necesidades de la empresa destacando tus puntos fuertes. Luego continua con la conclusión, en donde se expresa lo que se espera del destinatario: obtener una entrevista de trabajo, una respuesta favorable. Una vez terminado, podemos pasar a la despedida, de forma coherente al resto de la carta, de forma formal, respetuosa y neutra; y finalmente la firma.

Por último, y no menos importante, ¡no olvides de enviarla en formato pdf!

Deja un comentario