¿De qué hablamos cuando hablamos del Síndrome de Burnout?

El Síndrome de Burnout, o Síndrome del Quemado, tiene su origen en 1974 cuando Herbert Freudenberger, psicólogo estadounidense, comienza a hablar de él para definir los síntomas provocados por el estrés y la fatiga laboral.

Empleado consumido

Freudenberger expresó que este Síndrome está asociado con el agotamiento, la frustración y el cansancio que se produce por la sobrecarga laboral. Si bien, también hay que tener presente que en el desarrollo del Síndrome de Burnout intervienen factores ambientales, culturales y personales, su causa se da exclusivamente en el ambiente de trabajo. Es un tipo de enfermedad para definir sólo a las dificultades que se presentan a partir de las actividades laborales, no debe aplicarse para describir experiencias en otras áreas de la vida.

Hoy en día seguramente escucharemos hablar seguido de este Síndrome ya que en 2019 la Organización Mundial de la Salud lo ha reconocido (en su Clasificación Internacional de Enfermedades) como uno de los trastornos mentales que se desarrolla cada vez más seguido y con más fuerza entre la Generación X y los Millennials. Como mencioné anteriormente, es la consecuencia del estrés crónico en el trabajo ya que se asocia exclusivamente a problemas de empleo y desempleo.

Fosforos, entre ellos uno quemado

El Síndrome de Burnout se caracteriza por lo siguiente:

  • Sentimientos de falta de energía o agotamiento.
  • Aumento de la distancia mental con respecto al trabajo, o sentimientos negativos o cínicos con respecto al trabajo.
  • Eficacia profesional reducida.

El agotamiento se produce de forma gradual, no sucede de la noche a la mañana

Si bien los síntomas en un comienzo son muy sutiles, van empeorando con el paso del tiempo. Para ser más específica, y seguir echando luz en este aspecto, los síntomas que pueden aparecer están relacionados con baja autoestima, poca realización personal, estado permanente de nerviosismo, dificultad para concentrarse, comportamientos agresivos, dolor de cabeza, taquicardia, insomnio, aburrimiento, impaciencia e irritabilidad y comunicación deficiente.

Además, ya podemos encontrar algunas investigaciones realizadas sobre este nuevo Síndrome. Por ejemplo, el Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de la Universidad Siglo 21 identificó que el 41% de la muestra estudiada para medir el índice de bienestar emocional y estrés en Argentina, presenta signos ligados al Síndrome de Burnout o agotamiento laboral.

Uno de los motivos que pareciera ser una de las causas principales, es la presión en el siglo XXI por ser exitoso y tener dinero para acceder a diferentes bienes de consumo (sobre todo materiales) que supuestamente lograrían la felicidad eterna. Es también por este motivo que el presente Síndrome produce un fenómeno llamado cinismo. Se trata de un daño causado en la salud emocional que deriva en la sensación de desvalorización de tareas y en la percepción de no tener las competencias para el puesto que se requiere -explica el doctor Leonardo Medrano, secretario de investigación del Observatorio.

Agotada mentalmente

¿Cuáles son las consecuencias del Síndrome de Burnout?

Las personas que lo padecen son más vulnerables a todo tipo de enfermedades ya que se encuentran expuestas por el excesivo estrés, el insomnio, la ira y la irritabilidad.

Anivel laboral, hay que tener en cuenta que se comienzan a producir bajos niveles de productividad y desempeño.

La persona que porta el Síndrome no estará al 100% en sus actividades diarias, al portar con un alto grado de cansancio producido por el insomnio, disminuirá su creatividad y, por consecuencia, su motivación y ganas frente a las tareas propuestas. Incluso provoca que muchas personas abandonen sus rutinas físicas y hábitos alimenticios.

Pero, ¿qué podemos hacer frente a esta situación?

Las estrategias para tratar el Síndrome de Burnout van encaminadas a reducir los niveles de estrés, la ansiedad y la depresión (en los casos que existiera).

Es por este motivo que se deben fomentar espacios de trabajo colaborativos, en donde los proyectos puedan ser tratados por personas de diferentes profesiones.

Espacios de trabajo en donde prime el Líder y no el Jefe, en donde el Líder sea un facilitador de conocimiento y guía para su equipo. Fomentar la creatividad y apertura de sus empleados, además de generar que cada uno pueda seguir creciendo y realizando propuestas que favorezcan tanto a ellos como a las empresas. Espacios de trabajo en donde la comunicación sea una regla primaria y de valor, en donde los empleados sientan la pertenencia a la empresa, que son parte de ella y que le comunican los eventos importantes que surgen, tanto los positivos como los no tan alegres.

Mujer en empresa relajada

Y, desde lo personal, es importante que estes atento a los síntomas que conllevan al Síndrome de Burnout.

Para prevenirlos hay que ser conscientes en poner límites, conocer tus tiempos, tareas y responsabilidades, para saber cómo organizarlas y planificarlas en función de su importancia y urgencia.

El objetivo es que no te sobreexijas para no llegar al límite del agotamiento.

Por otro lado, si estás sintiendo algunos de los síntomas no dudes en pedir ayuda a algún especialista, también que sepas cuándo es propicio desconectarte. Si ya no estás en tu espacio de trabajo, ni en el horario requerido, no revises los mails y apaga el celular laboral. Es de suma importancia que en algún momento del día te puedas desconectar de él y darle lugar al ocio.

Por último, el Síndrome de Burnout puede ser una señal de que no estás en el lugar de trabajo adecuado. Si estás cansado y aburrido de tu puesto, quizás es el momento de iniciar una nueva búsqueda laboral.

Recordá que trabajar de lo que te gusta y encontrar tu vocación es lo que hará que trabajar a diario se viva como una carga menos, dándonos placer y satisfacción.

Suscribite y recibí nuestro Resumen Semanal

Además de conseguir descuentos especiales solo para suscriptores.

I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )

Los datos no serán utilizados con fines comerciales. Puede darse de baja en cualquier momento

Florencia Arias

Licenciada en Comunicación Social y Profesora de Enseñanza Media y Superior en Ciencias de la Comunicación, recibida en la UBA.
Especialista en Tecnologías Educativas y TIC.
Diseño y armado de material pedagógico para capacitaciones presenciales, virtuales y material e-learning.
Administración de plataformas virtuales (Moodle – Wormhole). Redacción de contenido. Docente de Educación Popular. Experiencia en el área de Recursos Humanos, selección y capacitación de personal.
Expositora en el XX° y XXI° Congreso de RedCom (2018-2019) de la investigación sobre el Campus Virtual de la Facultad de Ciencias Sociales, UBA.
Dictado de charla en FSoc (UBA): Formación continua en épocas de innovación tecnológica (octubre 2019).

Una respuesta a “¿De qué hablamos cuando hablamos del Síndrome de Burnout?”

  1. Qué gracia las fotos de cabezas quemadas! realmente nos sentimos así cuando estamos al límite. Interesante artículo Florencia. Creo que una buena forma para que los empleados no se quemen como en las fotos es hacer actividades en grupo. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *