Pasos para mantener tu enfoque

¿Estás cansado de proponerte cosas y perder la motivación en el intento? Cuando nuestro compromiso no va acorde a lo que más anhelamos, la vida parece ser una montaña rusa donde perdemos el enfoque constantemente. 

Al proponernos una meta, se cree que el primer paso es hacer y luego mantener la constancia; sin embargo las rutinas no son para todos. Sigue leyendo y descubre cómo lograr tus objetivos sin necesidad de crear un ciclo.

Por qué perdemos el enfoque?

Para dejar de repetir la misma historia, es necesario entender primero la razón de este círculo vicioso. Pueden existir diversos motivos por el cual abandonamos nuestras metas: el tiempo, las nuevas responsabilidades, las infinitas distracciones, la presión social; pero lo que estas razones tienen en común es que son excusas y estamos comprometidos con ellas.

El enfoque es como una brújula; a veces se avería y por tanto puede mostrarnos cualquier lugar como norte, perdiéndonos. La solución a esto es hacer una declaración que marque un antes y un después. Aprende de ellas y cómo hacerlas parte de tu vida.

¿Qué son las declaraciones?

Las declaraciones son el paso previo a comprometernos fuertemente con lo que buscamos lograr. Es la forma en que a través del lenguaje, marcamos un antes y un después de nuestra actitud, haciendo que cada pequeña acción que hagamos, esté conectada con nuestros objetivos. A continuación, descubre el paso a paso para lograr hacerlas con determinación:

1. Mira a tu alrededor y analiza

¿Qué haces actualmente para alcanzar tus sueños? ¿En qué consiste tu día a día? ¿Por qué razones haces lo que estás haciendo? Hazte estas preguntas y reflexiona sobre cada paso cotidiano que das, desde tu despertar.

Hacer este ejercicio contigo mismo te servirá para encontrar dónde está tu compromiso en cada cosa que haces. A veces, muchas de nuestras actividades tienen un por qué muy ajeno a lo que planeamos lograr algún día, haciendo que nos alejemos cada vez más de nuestra realidad ideal hasta que sólo la vemos como un mundo utópico donde jamás viviremos.

¿Haces cosas para complacer a otros? ¿Trabajas sólo por el dinero? ¿Hay cosas en tu vida a las que llamas obligaciones? ¿Sentiste pesar al despertarte esta mañana? Te sorprenderá ver dónde está tu compromiso y quiénes además de ti, están definiendo tu vida.

2. Toma protagonismo

Hacernos responsables de nuestras acciones puede sonar no tan entretenido, pero ¿cómo te sentirías si todo lo que hicieras a diario fuese cien por ciento para ti mismo y ese futuro que anhelas tanto? ¿Qué pasaría si todo lo que hicieras fuese para alcanzar ese puesto de trabajo donde querías posicionarte desde hace meses?

Decimos que cada cierto tiempo hay que darnos un gusto, ¿pero no es darnos un gusto preocuparnos por nosotros y nuestro futuro siempre? Deja a un lado el qué dirán y empieza hoy a vivir tus sueños.

3. Encuentra tu palabra

Una declaración es capaz de cambiar nuestra vida por completo y lo mejor, es que existen para cada situación: decir “No más”, aceptar algo, perdonar, decir “te amo”, dejar ir, entre otros.

Muchas veces estamos donde estamos porque no sabemos decir que no a los demás, mientras que otras veces le decimos que no a todas las oportunidades que se nos presentan: ¿Quieres unirte a este proyecto? ¡No! Estoy muy ocupado.

En otras ocasiones, nos encerramos en el resentimiento hacia una situación pasada e incluso nos negamos a formar nuevos lazos. La idea de hacer que nuestras Declaraciones nos ayuden a marcar una promesa con nosotros mismos dejando atrás los viejos hábitos que no nos permitían crecer.

4. Crea tu nueva realidad

Después de hacer una declaración, solo basta con ser fiel a esta. No hablamos de presionarnos, de hacer rutinas, ni de auto-exigirnos; sino de dar más importancia a nuestra persona y vivir, de una vez por todas, acorde a nuestras reglas. Superando barreras y acercándonos como queramos a nuestros objetivos.

Una vez declarado el cambio, verás cómo la brújula de tu compromiso se repara y nuevamente, te permitirá ver con claridad quién eres y hacia dónde vas. ¡Nada te detendrá!


En pocas palabras, para dejar de encerrarnos en las fórmulas de otros; sólo hace falta mirarnos con honestidad y declarar el cambio que queremos. El lenguaje que apliquemos de forma interna o externa, nos dará fuerzas para generar otra realidad.

¿Cómo te sientes ahora? ¿Listo para iniciar ese nuevo capítulo de tu vida?

1 comentario en “Pasos para mantener tu enfoque”

Deja un comentario