¿Trabajar en relación de dependencia o freelance?

Cuántas veces nos planteamos en nuestra carrera profesional, si queremos dejar de tener jefes que decidan sobre ciertos lineamientos en nuestra posición , o si en vez de eso, somos nosotros quienes decidimos quién/es será o serán nuestros jefes.

Hace unas semanas vengo conversando con diferentes personas, escuchando y pidiendo opiniones sobre las ventajas y desventajas de trabajar bajo la modalidad freelance, y entre intercambios de opiniones, logré llegar a algunas conclusiones:

Profesional, vendedora y asesora.

Profesional, vendedora y asesora.

Al trabajar por tu cuenta, lo primero y más complejo resulta ser: debés ganarte a los clientes. Cuando trabajamos bajo esta modalidad, no solo nos convertimos en las creadoras del producto o servicio que brindamos, sino que también debemos accionar como vendedoras y asesoras. Ya no se encuentra la estructura por detrás que te decía con qué cliente debías trabajar (ya sea uno externo o la compañía en sí). Esta vez, tenemos que salir a buscarlos.

Capacidad de elección de tus clientes (o no).

Cuando trabajamos en relación de dependencia, muchas veces trabajamos prestando servicios para un tercero. En estos casos puede pasar que tengamos una buena o mala relación con la persona que representa a la otra entidad. Por ejemplo, si trabajas en una consultora liquidando sueldos, cada una de ellas tiene un referente a cargo. Muchas veces la persona con la que tenes que comunicarte periódicamente puede  ser mas comprensiva, o bien, bastante problemática. En ese caso, ‘»the show must go on», una debe continuar con ese cliente ya que es la tarea que te asignaron en la compañía. Pero, ¿qué pasa si trabajamos freelance? Podemos dejarla (dependiendo de la situación o contrato realizado). Ya que cuando se trabaja bajo esa modalidad, si tenemos una buena cartera de clientes y el privilegio de decir «no» a un trabajo, podemos elegirlos.

Sos vos quien elige a tus clientes (o no).

Tu impronta.

Sos vos quien le pone el sello.  Basándotelos en tus líneas, procesos y modalidades. Cuando trabajamos de manera freelance, dejamos nuestro sello en cada cliente, siempre adoptándonos, claro. Y si trabajamos en relación de dependencia, podemos hacer lo mismo, pero muchas veces teniendo que adaptarnos a un lineamiento que no es exactamente como nosotros definimos (probablemente), o si , si encontramos una compañía con la que nos sentimos identificadas.

¿Calendarios?

Trabajando freelance, definis tus días y horarios de trabajo. Pero, ¿cuántas veces nos quedamos hasta altas horas de la noche o nos pusimos a trabajar un fin de semana para terminar una entrega o contestar correos? Trabajando en relación de dependencia esto no (debería) pasar, o si es algo recurrente, contamos con leyes y una estructura que respaldan los derechos del trabajador. En cambio, cuando trabajamos de manera freelance, nosotros mismos podemos definir esos días y horarios de trabajo, pero formalmente, no hay una institución que nos ampare frente a esto. Claro está que también existen las personas que una vez pasadas las 6 de la tarde (si es horario de oficina) deciden cortar, y que el trabajo quede en donde quedo. Mientras que para un trabajador freelance, no hay horarios bien definidos excepto que uno mismo  los delimite (y cumpla).

El sueldo en tu bolsillo, o fuera de él.

La semana pasada conversaba con una psicóloga que trabaja de manera independiente, y se sorprendía de los sueldos que tenían muchas personas que hoy en día trabajan en relación de dependencia, especialmente si están en convenio. Cuando se trabaja bajo la modalidad freelance, no solo debemos pagar el monotributo, sino que hoy en día la mayoría de las empresas brindan ciertos beneficios que no tenemos en cuenta. Como ser la prepaga, el banco, el pago de las vacaciones, el aguinaldo (un sueldo extra anual), y otros extras (que algunas brindan) más relacionadas a capacitaciones, gimnasios, etc;  y en caso de finalizar la relación laboral, la indemnización.
Mes a mes, lo que nos queda en mano para ir al supermercado puede parece un numero bajo, pero lo que no percibimos es un numero mayor que en otra ocasión debería salir del mismo lugar.

Sin embargo, cuando trabajamos en relación de dependencia, el ajuste de nuestro sueldo depende de otras entidades que no se ajustan acorde al contexto; pero si trabajamos por nuestra cuenta, el numero lo ponemos nosotros. Por tanto, ¿es tal la diferencia viendo el universo completo?

Hay personas que se sienten más cómodas y confiadas trabajando en un trabajo en relación de dependencia, mientras otras no pueden tener un solo jefe que decida sobre su trabajo día a día. Pero más vale tener ambas opciones en claro para tomar una decisión.
En conclusión, no hay respuestas buenas o malas, no hay una opción mejor que la otra. ¿Por qué? Porque depende del tipo de personalidad y situación en particular. ¿O a caso vivimos para trabajar, o trabajamos para vivir?

Suscribite y recibí nuestro Resumen Semanal

Además de conseguir descuentos especiales solo para suscriptores.

I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )

Los datos no serán utilizados con fines comerciales. Puede darse de baja en cualquier momento

Mica Mizrahi

Comenzó realizando trabajos administrativos en pequeñas PYMES hasta encontrarse en el área de RRHH en una consultora reconocida, realizando tareas de liquidación de sueldos y administración de personal.
Luego ingresó en una empresa IT en donde pudo expandir sus conocimientos y llevar a cabo procesos de reclutamiento y selección, evaluaciones de desempeño; y armado y dictado de capacitaciones. A su vez, pudo incrementar sus conocimientos realizando cursos complementarios a los procesos que realizaba.

En Australia, realizó un Certificado en Business Managment; y a su vez se desempeña como responsable de RRHH de BTCJ. Luego vivió en España, en donde comenzó su carrera de Coaching Ontológico y continuó trabajando con BTCJ.

Hoy en día se encuentra viviendo en Buenos Aires, Argentina, trabajando como responsable de reclutamiento IT Argentina en una multinacional de tecnología de primer nivel, realizando búsquedas free lance para algunas compañías IT; y continuando con sus labores en BTCJ.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *