Los nuevos paradigmas laborales

Estamos inmersos en el Mundo VICA. Un mundo que describimos como “Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo”. Es una visión descriptiva del mundo. Es como un diagnóstico médico. Nos describe la enfermedad, pero no nos dice qué hacer. Después viene la prescripción y el camino para actuar.

En esa búsqueda de nuevos caminos, el director de investigación del Center for Creative Leadership (CCL), David Magellan Horth, está comenzando a trabajar sobre un nuevo paradigma, más orientado a la acción que a la descripción. Ese paradigma se denomina RUPT (por las palabras en inglés Rapid, Unpredictable, Paradoxical y Tangled). En español podemos traducirlo como rápido, impredecible, paradójico y entrelazado. Es impredecible porque sabemos que algo sucederá, pero no qué es lo que sucederá. No sabemos si algo ocurrirá o no. Si ocurre, tampoco sabemos qué ocurrirá. Es un doble no saber, que nos presenta un desafío intelectual enorme. Podemos analizar, crear estrategias y predecir el futuro, pero luego algo totalmente inesperado ocurre, desafiándonos por completo

Entrelazado significa que vivimos en múltiples ecosistemas conectados entre sí, a los que debemos prestarles atención. Rápido y paradójico no implican menores desafíos. La rapidez es esa velocidad que muchas veces nos puede llevar al apresuramiento, si no la manejamos apropiadamente. Y en lo paradójico nos sentimos tan tentados a creer que los desafíos complejos son problemas con una solución correcta, en lugar de verlos como polaridades que deben aprovecharse.

Para los líderes empresarios, RUPT es un paradigma complejo, sí, pero muy potente. A diferencia de VICA -que describe-, RUPT llama a la acción. Nos moviliza y nos invita a hacer. A través de herramientas como el razonamiento metafórico, tareas compartidas y pensamiento integrado, podemos comenzar a ver nuevas realidades; nuevas formas de entendimiento y posibilidades impensadas, y mayor transparencia.

A diferencia de VICA, donde el mundo se explica como una amenaza, RUPT nos lo muestra en términos de oportunidades. Funciona como un habilitador. En VICA estamos en el paradigma de la escasez, en RUPT en el paradigma de la abundancia. No son contradictorios -se complementan- y pueden convivir.

VICA tiene su origen en lo militar, en la organización, en jerarquías y organigramas; es la “pirámide”. El nuevo esquema se podría ilustrar a través de círculos -que a veces se unen y a veces no-, donde la velocidad no tiene que ver con el apuro, sino con el avanzar hacia un objetivo -que puede ser móvil-, y donde el cambio no es visto como una amenaza.

Este nuevo paradigma -si se instala como tendencia- podría impactar en todas las áreas de la empresa, pero inicialmente lo haría en las de liderazgo. En alta dirección, en gerencias y también en aquellos sectores con roles formales o informales que impliquen liderar equipos y personas. Porque RUPT no propone una matriz, sino distintas formas de ver la realidad y de actuar frente a ella.

Disposición a hacer

Sabemos que las miradas son relativas. Un mismo acontecimiento puede dispararnos diferentes formas de actuar, según nuestra posición, nuestros recursos y nuestra forma de ser y de enfrentar la realidad.

Desde ese punto de vista, lo que RUPT nos dice es que tenemos una gran oportunidad, si enfrentamos los cambios con esperanza, entereza, deseo, convicción, compromiso y visión positiva de futuro.

RUPT nos invita a la acción. Según Magellan Horth, debemos enfocarnos en tres aspectos claves: nutrir y practicar la agilidad -entendida como la habilidad de aprender de la experiencia y aplicar ese aprendizaje en entornos cambiantes-; desarrollar liderazgos que superen divisiones -sean orgánicas o mecánicas- y cambiar nuestra mentalidad para ver los problemas no como obstáculos a ser resueltos, sino como eventos a ser repolarizados y reorganizados. Entonces sí estaremos más equipados para navegar con éxito en las aguas agitadas.

Deja un comentario