LUDIFICAR LA OFICINA, EL PRIMER PASO A LA INNOVACIÓN

¿Cuál es la función del trabajo? Bastante se ha escrito acerca del significado del trabajo y de cómo este se ha ido modificando en los últimos años. Cada vez más, el trabajo va corriendo su sentido desde la productividad hacia el sentimiento de realización. Esto quiere decir que las personas no quieren ser máquinas, muy atrás quedó el sentido del modelo taylorista donde el o la trabajadora eran sólo una parte del engranaje de una tira de producción.

Anteriormente se buscaba la felicidad en la vida privada, pero hoy en día esto ha cambiado. Se busca satisfacción en el trabajo, y es que si pasamos la mayor parte de la semana dedicada a ello, ¿por qué no buscar allí sensaciones de felicidad, capacidad y logro? Es entonces que siendo fin de año y con las mentes y el cuerpo pidiendo descanso, aparece el juego cómo la contracara al mandato de la productividad. Pero no lo hace frívolamente, sino con un doble sentido. Relajar y producir. Producir equipo, producir encuentro, producir ideas, INNOVAR.

«Es en el juego y sólo en el juego que el niño o el adulto como individuos son capaces de ser creativos y de usar la totalidad de su personalidad, y sólo al ser creativo el individuo se descubre a sí mismo». Donald Winnicott

En los equipos de trabajo (y también deportivos o educativos) cada vez se usa más comenzar las reuniones con actividades lúdicas o recreativas. Esto es porque en el juego las personas se expresan de una manera más relajada, depositando y descargando allí tensiones y deseos que en la rutina diaria nos olvidamos. Ese tiempo de más que nos da el juego, sirve para que cada persona encuentre dentro de sí algunas ideas que en lo rutinario pueden perderse.

De una contramanera, para que no se banalice a lo recreativo, las tareas más necesarias laboralmente pueden también convertirse en juegos, logrando así generar actividades laborales más atractivas: un ejemplo es generar pequeñas competencias por equipos. Esto además de motivara quienes trabajan, les generan la sensación de que en el trabajo sucede algo más que lo que siempre hacen. Tienen experiencias. Se divierten. Los simulacros o role playing también son importantes y pueden ser utilizados, por ejemplo, para generar un movimiento en un equipo de trabajo estancado. Allí los trabajadores pueden actuar de una manera en la que no tienen la presión que en el trabajo sienten. Tienen sí, otra presión, pero es la de “participar” o la de “competir”: el juego desplazó esa presión hacia otros significantes.

Por otro lado, entre los beneficios de tener actividades recreativas o lúdicas en el trabajo se observa que:

  • Las personas jugando logran mejorar sus habilidades sociales (comunicación, liderazgo, sentimiento de participación, sentimiento de capacidad de logro, empatía, entre otros).
  • Se estimula la creatividad, en una integración de mente y cuerpo.
  • Incrementa el autoestima de los y las trabajadoras.
  • Genera un ambiente en el que se puede explorar de forma segura.
  • El equipo logra conocerse más entre sí y así se mejora la sinergia laboral.
  • Descontractura el espacio de trabajo, reduce el estrés.

El éxito en el trabajo no depende de la cantidad de tiempo que se trabaja, sino de la calidad del mismo, que a su vez depende en gran medida del bienestar del trabajador.

¿Cuál es la excusa para no tener un rato, un día por semana, dedicado al juego? Puede ser la puerta hacia otras novedades, como por ejemplo sucede en las lluvias de ideas o brainstorming.

En definitiva, cada vez más se busca que los trabajos tengan personas que disfruten estar allí y a su vez buscan que las tareas llevadas a cabo sean atractivas. En este sentido, la innovación y la creatividad juegan un rol fundamental en el desarrollo de cada empresa, es entonces que el juego surge cada vez más como una posibilidad de apertura a nuevas experiencias, donde se sabe cómo se empieza pero nunca dónde puede terminar eso. Las posibilidades son infinitas, solo queda animarse a ludificar la oficina.

Si te interesa la idea de ludificar el trabajo te recomiendo que continúes interiorizándote acerca del movimiento de gamificación con esta nota de Valeria Tenaglia: 10 Beneficios de Nawaiam en Recursos Humanos.

Suscribite y recibí nuestro Resumen Semanal

Además de conseguir descuentos especiales solo para suscriptores.

I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )

Los datos no serán utilizados con fines comerciales. Puede darse de baja en cualquier momento

Pedro Schargorodsky

Soy Pedro Schargorodsky, tengo 25 años y soy Licenciado en Psicología (UBA).
Trabajo actualmente en educación inclusiva y también soy Ayudante de Cátedra en Psicología Educacional en la Universidad de Buenos Aires. La educación es un
espacio de hacer y construir continuo que me motiva. Por esto -luego de
especializarme- conformé un equipo de trabajo en Orientación Vocacional y hace más de un año trabajamos con jóvenes en el descubrimiento no sólo de sus futuras carreras, sino también ayudándolos a que dejen atrás miedos y dándoles herramientas para que desarrollen su potencial.
Nos pueden encontrar en Instagram: @vocacion.art.

Durante la cuarentena comencé a realizar talleres
sobre “Ansiedad y emociones” y es algo que fue creciendo porque la gente así lo decidió. Creo que el rol de la psicología siempre fue paliativo y es hora de que sea preventivo en pos de mejorar la salud mental de las personas.
Busco proyectos para seguir creciendo y mientras tanto
escribo. Los invito a contactarme: pedro.schargorodsky@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *