La Voz también trabaja

Una y mil vueltas di para comenzar a hablar de algo que llevo conmigo desde que nací. Única y versátil, me acompaña a todos lados, no crean que estoy hablando de una prenda de vestir o de una cartera, estoy refiriéndome a una herramienta que aprendí a reconocer y amar con el transcurso de los años.

Mi voz, tu voz, con su timbre único y con la posibilidad de llegar a distintos tonos y volúmenes y además a infinitos lugares de aquí y más allá, porque no pesa nada y viaja con el viento.

Nuestra herramienta de comunicación, de vínculos con el otro, fundamental para la vida y para trabajar. Quizás si tu trabajo no depende tanto de la voz como el de un locutor, comunicador social u operador de call center, no caerías en la cuenta que en ventas, en administración, docencia, consultoría y en la mayor parte de las actividades laborales y profesionales se hace uso de la voz y también abuso de ella. El cuidado de esta poderosa herramienta es el motivo de estas líneas.

Leer másLa Voz también trabaja

Re plantear la exigencia laboral

Re plantear la exigencia laboral

A pesar que la revolución industrial se dio muchos años atrás, al día de hoy los horarios exigentes, la alta presión laboral y la constante demanda continúan siendo algo normal en muchas organizaciones que ven la exigencia como la fuerza que mueve el mundo, respaldado por el mito que nos muestra a la exigencia como el camino para lograr el éxito.

Curiosamente, si echamos un vistazo a las condiciones de trabajo en las empresas más exitosas del mundo, nos daremos cuenta que su concepto de motor del éxito difiere mucho de la alta exigencia. Si al día de hoy sentís que tu grupo de trabajo tiene poca motivación y mucho trabajo por delante, te aconsejamos seguir leyendo este artículo.

¿Obligación?

La falta de productividad en una empresa ya no es sinónimo de trabajadores relajados y poca de exigencia por parte de los altos mandos -como solía creerse décadas atrás- sin embargo, este pensamiento se encuentra tan presente que al día de hoy podemos encontrar casos tan lamentables, como el ‘karoshi’ o muerte por exceso de trabajo en Japón.

Hace falta echar un vistazo al ranking de países con jornadas laborales más extensas para darnos cuenta que al día de hoy continúa existiendo el pensamiento que a mayor tiempo trabajando habrá mejor productividad; ¿por qué esta fórmula ya no funciona? Las razones a continuación lo terminarán por dejar todo claro. 

1. El interés

Hace algunos años, era totalmente normal que una persona confiese con orgullo haber pasado 35 años de su vida trabajando en una sola empresa; hoy, esta historia no se repite más. La razón se debe a que la generación millenial ocupa cada día más un mayor porcentaje en la ‘fuerza laboral’ y retener a estos profesionales altamente capacitados y con ansias de experiencias es cada día más complicado.

Aquellas empresas que no se adaptan a mantener el interés de sus trabajadores pueden sufrir de lo que se conoce como: un alto nivel de rotación de personal; lo cual se refiere a la constante pérdida de talento en cortos periodos de tiempo.

2. El Clima Laboral

En un ambiente con alta presión y exigencia, algunos no pueden evitar que salga lo peor de sí mismos; surgiendo así el descontento colectivo, las cadenas de renuncias, el descontrol emocional, y los menos ansiados rumores sobre determinadas áreas u otros trabajadores.

Un mal clima laboral es como un cáncer que va avanzando desde el ambiente social, el espacio físico, el ánimo individual de cada trabajador, hasta afectar toda la estructura organizacional. Siendo este factor uno de los mayores índices de productividad, tenemos que cuidarlo en gran medida.

3. El estrés no te deja

El estrés es una bomba de tiempo. En un inicio, pasa de ser percibido, pero a medida que el nivel de exigencia aumente, este sentir se irá manifestando de diversos modos. El trabajador puede pasar de tener la sensación constante de que si deja su puesto un momento destruirá lo que viene haciendo, sufrir el conocido “síndrome del impostor” o tener altibajos emocionales frecuentes.

Leer másRe plantear la exigencia laboral

5 Lecciones de Steve Jobs que todos debemos tener en cuenta para nuestra vida

 Steve Jobs fue una de las personalidades más destacadas de nuestro siglo, un emprendedor visionario que comenzó con unos pocos dólares en sus bolsillos, fundó una de las empresas más importantes de la historia y revolucionó el mundo de la tecnología. Pero su éxito no fue lineal y ascendente, sino que tuvo que sobreponerse a muchas caídas y frustraciones, pero siempre se volvió a levantar y siguió intentando.

Leer más5 Lecciones de Steve Jobs que todos debemos tener en cuenta para nuestra vida

Prácticas efectivas de oficina

¿Cómo lograr una oficina donde haya una excelente relación entre los empleados?, ¿Entre los empleados y el lider? Entre los proyectos y los plazos de entrega? ¿Te imaginas trabajar sin protesta y queja, teniendo un clima de paz y equilibro permitiendo a cada individuo dar el cien por cien para el bien del equipo?
Quiero comentarte que eso es posible y, durante esta nota te brindaremos algunos tips.

Hoy, existe un ranking de las mejores empresas en las que podrías trabajar. Podemos resignarnos a la idea de no alcanzar jamás un trabajo así, podemos enviar hoy mismo nuestro curriculum, o aprender de ellos y transformar el lugar donde estamos actualmente, con pedidos, ofertas y promesas.

¿Qué son los pedidos, ofertas y promesas?

Pedidos: Acción de pedir. Permiten que dejemos fluir nuestras ideas, planes y proyectos, y que a través de la solicitud de ayuda hacia otros – especializados en áreas distintas a las nuestras- podamos llevarlos a cabo. Recuerda que tu pedido puede tener un si o un no como respuesta.

Leer másPrácticas efectivas de oficina